Proyecto EmbarrocArte - Soluciones integrales Para Centros Educativos | Educando.es
20171
post-template-default,single,single-post,postid-20171,single-format-standard,theme-bridge,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Proyecto EmbarrocArte

Proyecto EmbarrocArte

El colegio cooperativa Sabina Mora, de la Unión (Murcia) empezó hace algo más de cuatro años un camino de innovación pedagógica y metodológica que les ha llevado a trabajar transversalmente, en ABP y Aprendizaje Servicio (como el proyecto “Salvemos el Mar Menor”, del que se hicieron eco numerosas instituciones oficiales, medios de comunicación y ONGs durante el curso 2017-18), y a usar el aprendizaje cooperativo en el día a día en su aulas, con el fin de conseguir aprendices más críticos, creativos, colaboradores, dialogantes y participativos. 

Educando ha acompañado al colegio Sabina Mora durante parte de este tiempo, con formaciones sobre la teoría de las Inteligencias Múltiples, Aprendizaje Cooperativo y metodología y diseño de Proyectos. 

Hoy entrevistamos a Tamara Martínez, profesora de ESO y Bachillerato en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura, y una de las participantes del proyecto “EmbarrocArte”, en el que participan las áreas de Tecnología, Sociales, Inglés, Música y Literatura.

Tamara, ¿cómo surgió este proyecto?

Hace dos años, hablando en la sala de profes con una compañera de Sociales, me dijo que estaban viendo unos cuadros de pintores barrocos que a los chicos les llamaban mucho la atención y le dije: “¡anda! pues yo estoy viendo el Siglo de Oro con ellos” y ahí empezamos a darle al coco… 

El proyecto arrancó el año pasado. Este año lo hemos hecho crecer, incorporando contenidos de la asignatura de Tecnología y, en cooperativo, los alumnos están diseñando Corrales de Comedias del Siglo de Oro, con figuritas en miniatura y todo.

¿Qué estrategias habéis seguido para el diseño del mismo, y para alinear los objetivos pedagógicos de las distintas áreas?

En primer lugar, pensamos qué asignaturas podrían formar parte de este proyecto. Hablamos con Patricio, profe de Música, y le encantó la idea. A continuación se lo comentamos al Departamento de Inglés, por si estaba interesado y nos dio el ok. Nos pusimos manos a la obra, viendo qué estándares podíamos adaptar de cada materia y en qué evaluaciones nos encajaban: descripción de láminas, expresión oral y escrita, adaptación de ritmos, traducciones en inglés, uso de las TIC…. 

¿De qué modo le habéis dado seguimiento al trabajo de los chavales, para aseguraros de que se iban cumpliendo los pasos intermedios antes de llegar al producto final?

Cada Departamento implicado ha adaptado sus estándares de aprendizaje según su programación y así, en Sociales por ejemplo la descripción e historia del cuadro lo evaluaron en la 1°evaluación, la letra de la canción en castellano/inglés y su adaptación a un ritmo en la 3°evaluación, y el videoclip para Junio.

Otra de las preguntas que seguro les surge a los lectores tiene que ver con el modo de evaluar el proyecto. ¿Cómo lo habéis llevado a cabo y qué peso tiene sobre el total de la calificación de las áreas participantes?

Como he dicho anteriormente, cada profe le ha dado el peso que ha visto conveniente. Nosotros normalmente agrupamos estándares por bloques; así, por ejemplo, en Lengua Castellana tenemos expresión oral, escrita, gramática, literatura, ortografía…de cada uno fui cogiendo unos poquitos estándares de aprendizaje que me cuadraban en el proyecto. 

En Inglés, tienen un bloque de “Writing” y los chicos han traducido la letra de la canción para este bloque….y así con cada asignatura. 

¿Qué ha cambiado en el aprendizaje de los chicos con proyectos de este tipo?

Ha sido una experiencia increíble. Se han divertido elaborando su videoclip, parodiando a Vermeer, Caravaggio, Rubens y los personajes de sus cuadros. Y los profes encantados al ver que estaban deseando tener clase con nosotros para seguir con la letra, el ritmo, la traducción y demás. 

Y la pregunta final: ¿qué os aporta a los docentes trabajar así?

Es un trabajo de equipo, intenso pero merece muchísimo la pena. Entras a clase con una sonrisa de ver que te abordan por los pasillos para enseñarte cómo se van a disfrazar, si han cambiado el estribillo de su letra, si pueden distorsionar la voz…

 Y eso es un subidón para ellos y para nosotros. Como decía nuestra formadora Eva Teba “Tenemos la obligación de dejarnos la piel, de poner toda la carne en el asador para poder obtener nuestra recompensa”

Mil gracias por tu tiempo, Tamara. Estamos deseando ver el producto final y poderlo compartir con los seguidores de Educando.