Entrevista Aprende y Prospera-LatAm - Soluciones integrales Para Centros Educativos | Educando.es
21083
post-template-default,single,single-post,postid-21083,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Entrevista Aprende y Prospera-LatAm

Entrevista Aprende y Prospera-LatAm

Hoy, en el Blog de Educando, vamos a viajar virtualmente a Perú para conocer un proyecto que nos ha resultado muy inspirador por su visión y los valores que lo forjan: Aprende y Prospera LatAm. El equipo de profesionales que ha concebido este proyecto ofrece a jóvenes emprendedores de varios países de Latinoamérica un programa integral y personalizado para su empoderamiento, que les permitirá consolidar sus proyectos de vida, negocio, sus metas personales. El programa se lleva a cabo a través de aulas virtuales, mentorías y un plan de vida diseñado con un tutor.

Para saber un poco más sobre el proyecto, su andadura y planes de futuro, y darlo a conocer a nuestros lectores, entrevistamos a Ángela Valdez, socióloga y cofundadora de Aprende y Prospera, Julio Espinoza, profesor y consultor de negocios y a Remo Cuadros, sociólogo. Gracias a todos por vuestro tiempo y por atender a Educando.  

Quizás la primera gran pregunta que se hacen nuestros lectores es ¿en qué momento y contexto surge este proyecto? ¿Ha sido la pandemia la que os ha impulsado o el germen de vuestra idea ya existía desde antes?

(Ángela Valdez Rivera)

Aprende y Prospera LatAm surge en Perú durante los primeros meses de la pandemia, cuando los procesos de adaptación y ajuste de las economías individuales, maltrechas, al límite, no pudieron más y a la primera opción de levantamiento del confinamiento, miles de personas se vieron obligadas a volver a las calles, para retomar su trabajo de vendedores ambulantes e informales (informalidad compuesta por el 73% de la población peruana antes de la pandemia). A la vez se incorporó a este sector un nuevo contingente humano proveniente de empleos y negocios formales, incrementando así el índice elevado de comercio informal cercano al 90 % de la población económicamente activa. En definitiva,  las calles volvieron a ser la opción inmediata y escenario propicio para generar sus ingresos y se enrolen en la economía informal, que se vio incrementada a niveles insospechados. 

La idea del proyecto se venía incubando muchos años atrás y durante la pandemia encontró el momento propicio para su cristalización. Esta emergencia sanitaria, que lamentablemente acabó con la vida de miles de personas en Latinoamérica y dejó a muchas otras con duras secuelas, también afectó la vida social, económica y política de todos los países del mundo.

No podíamos quedarnos de brazos cruzados viendo que la crisis económica se agudizaba en Latinoamérica y en el mundo; veíamos cómo tantos jóvenes que se dedicaban al comercio informal se quedaron sin espacio físico para ganarse la vida y otros miles de jóvenes tuvieron que dejar sus estudios para buscar alguna forma de supervivencia. Sentíamos que queríamos contribuir en la solución del problema en la medida en que había atacado el trabajo en todas sus formas, la fuente de dignidad y subsistencia más importante de la vida de los jóvenes.

¿Quiénes formáis este equipo? ¿Cómo os conocisteis y cómo ha ido creciendo la red que formáis actualmente?

(Remo Cuadros)

Aprende y Prospera LatAm lo conforma un equipo de profesionales y estudiantes universitarios que, de forma voluntaria, entregamos nuestro tiempo y capacidades a este emprendimiento social, apoyando así a jóvenes que autogeneran sus ingresos para lograr el sustento de sus familias. La socióloga Ángela Valdez Rivera inició la convocatoria a un grupo de profesionales cercanos, entre los que me encuentro yo, y con cuya colaboración iniciamos este emprendimiento. Luego se invitó a otros profesionales que compartían las mismas ideas que nuestra fundadora.

A raíz de haber participado en eventos internacionales, se fueron incorporando jóvenes de otros países de Latinoamérica motivados por el espíritu del proyecto y, actualmente, tenemos miembros de Perú, Colombia, México, Argentina y EEUU. En corto tiempo, nuestro equipo ha participado exitosamente en eventos internacionales, lo cual nos permitió desarrollar el concepto del proyecto y consolidar nuestro equipo. 

Aprende y Prospera LatAm está creciendo rápidamente debido a que hemos ido implementando equipos de trabajo de manera progresiva y según las necesidades de desarrollo del proyecto. Hasta el momento el equipo de voluntarios cuenta con 24 miembros activos agrupados en 6 equipos de trabajo: Marketing e Imagen Institucional, Capacitación y Desarrollo Curricular, Gestión y Desarrollo Personal, Planeamiento Estratégico, Plataforma Digital, Diagnóstico y Recopilación de Datos. 

¿Podéis explicarnos brevemente cómo llevaron a cabo los primeros acercamientos a los jóvenes para iniciar el programa piloto en Perú?

(Ángela Valdez Rivera)

Para efectos de poner el Programa de Emprendedores en marcha, salimos a visitar a jóvenes emprendedores en su lugar de trabajo (las calles y mercados); pedimos referencias a amistades sobre jóvenes emprendedores e hicimos campañas en redes sociales acerca de nuestro proyecto. Al entrar en contacto personal con ellos, les invitamos a participar en grupos focales virtuales para que nos contaran sus experiencias de trabajo antes de la pandemia y durante la misma. Al mismo tiempo les dimos a conocer el proyecto y las motivaciones que teníamos de llevarlo a cabo. Pienso que ellos percibieron el genuino compromiso manifestado por nuestro equipo de voluntarios profesionales, para ayudarles a lograr sus metas, y decidieron registrarse para participar en el Programa Piloto. También se sintieron atraídos por las clases gratuitas y por el proyecto de nuestra feria virtual inmersiva, donde podrán vender sus productos o servicios

¿Podéis explicarnos brevemente cómo funciona el proyecto en sí, desde el momento en que el joven interesado contacta con vosotros?

(Ángela Valdez Rivera)

Una vez que el joven nos manifiesta su deseo de participar, motivado por sus ganas de superación, es registrado en el programa. Nuestros especialistas del equipo de Gestión y Desarrollo Personal (psicólogos y trabajadores sociales), realizan una entrevista individual con el participante para identificar sus intereses, habilidades,  aspiraciones y para conocer los factores de tipo socioeconómico o de entorno familiar que podrían ser limitantes para lograr sus metas. El resultado de la entrevista es el “Plan de Vida” elaborado por el especialista juntamente con el emprendedor, luego de lo cual se establecen las pautas y compromisos que permitirán que el emprendedor logre sus objetivos. El programa se inicia con un curso de Coaching dictado por profesionales del equipo de Gestión y Desarrollo Personal, los mismos que harán el acompañamiento al emprendedor durante los 6 meses del programa, en cuyo periodo de tiempo les ayudarán a encontrar la motivación necesaria dentro de ellos mismos para que superen las dificultades y para que logren encaminar sus proyectos.

Asimismo, nuestros especialistas brindarán el apoyo psicológico en caso de que los participantes lo requieran. Durante el piloto, los emprendedores reciben clases virtuales dictadas en vivo por los profesores voluntarios y luego acceden a la plataforma para revisar los materiales y hacer las tareas. Los cursos que se dictan están relacionados con el tema del emprendimiento y colaboración, con el fin de fortalecer sus habilidades duras y blandas.

La clave de este proceso de acompañamiento es que el tutor se encarga del aspecto motivacional para que los jóvenes logren su emprendimiento y los mentores se encargan de hacer que los emprendedores conozcan “in situ” pequeñas o medianas empresas, reciban lecciones de sus experiencias y apliquen esa motivación para aterrizar su proyecto.

Lo cierto es que hay un sistema innovador de formación de emprendedores muy bien articulado que contempla capacitación teórica y práctica, tutoría, mentoría y gratificación al empeño.

¿Qué tipo de mentores hace posible un proyecto como este? ¿les formáis vosotros previamente para hacer este acompañamiento?

(Ángela Valdez Rivera)

Los mentores que hacen posible nuestro proyecto son emprendedores que han logrado salir adelante gracias a su propio esfuerzo y dedicación. Varios son dueños de negocios o profesionales que han logrado el éxito en su carrera y han asumido el compromiso de guiar de manera voluntaria a nuestros emprendedores en su idea de negocios desde la perspectiva de su experiencia.

Una vez que el emprendedor ha identificado su emprendimiento, nosotros nos dedicamos a buscar mentores que se ajusten al proyecto que el joven desea realizar. Seleccionamos a los mentores que están convencidos de la capacidad creativa e innovadora de cada emprendedor y que poseen la capacidad de crear un espacio adecuado para estimular el aprendizaje, el crecimiento personal y profesional. Su vocación de servicio, conocimiento y experiencia en el emprendimiento desde la cátedra o desde su empresa, hacen que el acompañamiento sea un proceso holístico.

La mentoría se da a mediados del programa piloto, por lo que estamos desarrollando un plan de trabajo de comunicación y retroalimentación entre el mentor y el emprendedor para que puedan trabajar coordinadamente y el joven logre desarrollar su emprendimiento. En esta etapa, ya el joven ha tomado cursos en el programa que le han ayudado a desarrollar y consolidar su proyecto, lo cual hace que el trabajo del mentor sea orientado directamente al emprendimiento.

Hemos conformado un equipo de trabajo para que identifique las necesidades y observe las formas de aprendizaje de nuestros participantes para definir las pautas de colaboración entre el mentor y emprendedor; así como el tiempo de duración y los espacios donde se llevarán a cabo los proyectos de emprendimiento.

En vuestro proyecto, habláis de un triple impacto: social, económico y ambiental. ¿podríais explicarnos esto de un modo un poco más amplio?

(Julio Espinoza)

Ese triple impacto tiene que ver con nuestra razón de ser. Tras lo vivido por la pandemia vimos como la economía familiar de los negocios informales se afectó considerablemente, éramos conscientes de que las personas que vendían sus productos en las calles estaban más expuestas al contagio, en condiciones de inseguridad total. Sabíamos ya que desde antes de la pandemia la necesidad les había empujado a la calle, que carecían de formación técnica para emprender sus negocios, por lo que decidimos revertir esa situación dramática, que incluso les expulsa del mercado laboral todos los días mediante batidas (redadas u operativos policiales que se realizan en la calle) en las que se les requisa o destruye su mercadería.

Optamos por brindarles formación técnica y apoyo psicológico de manera gratuita con la finalidad de lograr una adecuada inserción al mercado laboral. 

Yo me atrevo a decir que hay también un impacto personal, en tanto invocamos a jóvenes emprendedoras/es a apostar por sus sueños, que los persigan, que crean que pueden lograrlo, que se le jueguen. Estamos muy orgullosos de comprobar que ya lo están haciendo, están atreviéndose. De hecho, estoy seguro que en poco tiempo, quizá un año, veamos que sus sueños caminan dadas las motivaciones y preparación que reciben. 

En lo social, emprendedoras/es con educación logran que su negocio sea sostenible, colaborando con mejores ingresos para su núcleo familiar, contribuyendo con mayores posibilidades de estudio, alimentación y vivienda para su familia, de esta forma consiguen mejores condiciones de vida.

En lo económico, la profesionalización (adquirir conocimiento práctico) de su negocio genera eficiencia y rentabilidad, brinda la posibilidad de generar empleo formal a otras personas de su comunidad, de este modo se convierte en un núcleo de desarrollo económico al contribuir al Estado con el pago de impuestos. 

En lo ambiental, Aprende y Prospera LaTam sigue las tendencias de desarrollar emprendimientos y proyectos eco – amigables alineados al ODS 13 (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la Agenda 2030, que busca positivamente la Acción por el clima.

¿Cómo se va a organizar la “feria virtual” de la que habláis en vuestro sitio web?

Para la Feria Virtual, estamos creando una plataforma inmersiva de realidad virtual. Es un espacio con arquitectura de todos los países latinoamericanos que participan de nuestro proyecto. Será un universo rico en historia, arqueología y folklore típicamente latinoamericanos. 

En la plataforma inmersiva estarán las tiendas virtuales o stands de productos y servicios de cada país; se capacitará a los beneficiarios en el uso de la plataforma y la creación de su avatar, de una forma fácil y sencilla; además, podrán elegir la forma de su tienda virtual y personalizarla.

Los emprendedores tendrán prácticas reales en la plataforma para asegurarnos que cada beneficiario haya comprendido cómo gestionar su tienda y cómo interactuar con los potenciales clientes. 

Nuestro equipo de Plataforma está trabajando para encaminar este proyecto y esperamos que más especialistas en el área de programación, sistemas y diseño gráfico se unan a nuestra causa para acelerar la creación del mismo. Pronto iniciaremos un proceso de búsqueda de financiamiento para lograr nuestro cometido de darle un espacio virtual para que nuestros emprendedores puedan ofrecer sus productos o servicios

¿Cómo pueden contactar con vosotros las personas interesadas en ayudaros, sea como mentores, sea como patrocinadores?

Para los contactos pueden utilizar diversos medios disponibles:

Por nuestro correo electrónico: info@aprendeyprospera.org 

Nuestras redes: 

LinkedIn: https://www.linkedin.com/company/aprende-y-prospera/ 

Facebook: https://www.facebook.com/Aprende.y.Prospera.Latinoamerica 

Para ser voluntarios https://forms.gle/ZY3DvpTpjNGAtxxq8 

Muchísimas gracias por vuestro tiempo para charlar hoy con nosotros, y gracias por vuestro compromiso social con todos los jóvenes de Latinoamérica con los que estáis trabajando. Toda la suerte del mundo con vuestros proyectos.