Entrevista a Francesc Nogales - Soluciones integrales Para Centros Educativos | Educando.es
20621
post-template-default,single,single-post,postid-20621,single-format-standard,theme-bridge,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Entrevista a Francesc Nogales

Entrevista a Francesc Nogales

Hoy tenemos ocasión de entrevistar a Francesc Nogales (@FranSanenrique en Twitter). Este maestro de corazón y vocación disfruta cada día con sus niños y niñas en las aulas del colegio San Enrique, en Valencia, y acaba de recibir el flamante segundo premio al Mejor Docente de España 2019, en los III Premios Educa Abanca, cuya gala se ha celebrado en Santiago de Compostela el pasado 29 de febrero de 2020. 

Hemos querido charlar con él para saber cómo se siente un docente al recibir este galardón (¡muy merecido, por cierto!) y de paso recibir algunos consejos sobre cómo mejorar nuestro impacto en las comunidades escolares.

Francesc, quizás la primera cuestión que los lectores del Blog de Educando querrían conocer es cómo y cuándo descubres tu vocación docente….

Yo no fui un niño que soñaba con el Magisterio…. mi infancia fue más la de imaginarme como arqueólogo y buscar dinosaurios. Durante la adolescencia mis padres compraron una cámara de vídeo (VHS) y me encantaba la idea de grabar documentales. Quería estudiar Imagen y Sonido en la universidad. 

Fue tras el selectivo, un sábado en el CEE Torre-pinos al que acudía mi hermano, donde descubrí a profesores que eran diferentes a los míos, y me encantó cómo trabajaban. En solo un día y de repente había descubierto que yo era (sería) maestro de PT. Hoy en día uso mucho los recursos audiovisuales en el aula, me sigue apasionando la producción audiovisual. La arqueología la gestiono de otra manera: despertando al viejo diplodocus. Ahora soy generalista, y creo que es lo mejor que se puede compaginar: ser tutor generalista con corazón de PT, y a la vez mantener esas cuestiones que a uno le apasionan vivas. 

Imaginamos que el camino que te ha traído hasta ese reconocimiento a nivel nacional habrá implicado muchos aprendizajes y bastantes ocasiones de prueba-error, ¿verdad? ¿Qué recuerdas de tus primeros pasos en la profesión docente? ¿hay alguna anécdota que te haga sonreír -o sonrojarte- cuando piensas en aquellos primeros pasos?

Los primeros años los recuerdo con ternura, tanto en el CEE Koynos, en Adisa, como también en el colegio Esclavas de Benirredrà.

Al principio intentas hacer cosas diferentes, y algunos te dicen “¡cómo se nota que eres joven!“. Reproduces el modelo educativo que has vivido y te das cuenta que te falta algo, que no llegas a todos los niños.

Recuerdo el momento en el que me despedí del primer curso del que fui tutor; lo que mejor recordaban era un juego de Trivial que habíamos inventado para aprender una UD. De todo el año no recordaban nada de manera significativa, sólo aquel juego que hicimos en un par de sesiones con cartones grandes que saqué de un contenedor y los pintamos y decoramos, así como las preguntas que ellos fueron realizando. Ahí empecé a comprender que se debía hacer algo diferente.

Ahora soy más viejo y hago más “locuras pedagógicas” que cuando era joven. Errores cometemos a diario, lo fundamental es que no nos paralicen y sepamos aprender de ellos para cambiar a mejor. 

Si tuvieras que dar un consejo a un maestro o maestra que empieza ahora su andadura ¿cuál le darías? 

¿Solamente uno? Los maestros somos la llave que abre todas las puertas, la mayor revolución metodológica no es otra que el propio docente. ¿Qué les diría? Que toda esa teoría que les parece estéril al cabo de los años, de realizar innovaciones, cobra sentido. Necesitamos una base pedagógica y científica, al acabar la carrera no la entendemos, después de 20 años de docencia y más de 1000 horas de formación esa base te hace comprender muchas cosas. 

¿Cómo ha sido el proceso de tu candidatura a los Premios Educa Abanca? 

El año pasado ya participé, y este segundo año ha sido aún más sorprendente. Son los propios alumnos los que te proponen, no puedo yo participar por iniciativa propia. Una vez te notifican que las familias te han nominado ya somos nosotros los que aceptamos la candidatura y presentamos los méritos. Tenía dudas de aceptar la nominación, pero si yo animo a mis alumnos a creer en ellos, a intentar cada uno de los retos que realizamos, ¿cómo podría no aceptar el reto que venía de ellos mismos y sus familias? 

¿Dónde estabas al recibir la noticia de que tu nombre estaba entre los finalistas? ¿Cómo reaccionaste y a quién fue la persona a la que se lo contaste en primer lugar?

Me llegó estando en el colegio. A la hora del patio me di cuenta de que tenía más de 100 mensajes felicitándome y los primeros con los que compartí la noticia fue con los compañeros del cole. También con los alumnos de este curso, y los del curso pasado, que son los que me habían nominado. Fue una grandísima alegría y lo más bonito fue compartirlo con los niños, que se sentían orgullosos de su profe

Cuéntanos un poquito cómo han sido estos días en Santiago, rodeado de tanta gente apasionada de la profesión docente…

educa abanca

Ha sido una experiencia abrumadora. Por un lado uno se hace pequeño cuando personas que para mí son referentes educativos, como María Eugenia Pérez o Alejandra Cortés vienen a felicitarte por la labor que desarrollo día a día. Yo no soy más que un profe que vive enamorado del aula.

Encontrarse con grandes compañeros y maestros de corazón crea ese sentimiento de unión que necesitamos. A veces algunos pueden sentirse en el efecto isla (sin tentaciones) y el Congreso y los Premios te hacen ver que no somos islas sueltas y que no estamos solos, sino que formamos todo un continente (¿quizás Oceanía Educativa?) con lo que no somos profes aislados ni archipiélagos sueltos… Somos una revolución educativa, que no rechaza la escuela tradicional, sino que parte de sus aciertos y bases pedagógicas para avanzar hacia la innovación; la escuela que comparte y la escuela del presente, en la que el aula que no es propiedad del maestro sino que es compartida con las familias y los alumnos. Compartir espacio en el Congreso con Coral Elizondo, Tonucci, Francisco Mora, Manu Velasco, y a su vez con profes como Lourdes Jiménez, Manuel Andrades, Elisa Beltrán, Lluis Bonet o Paola Cruz es maravilloso. estamos viviendo la mayor transformación educativa de los últimos 100 años. 

¿Y cuál ha sido la reacción de tus compañeros de colegio, de las familias y los alumnos que tienen la suerte de compartir contigo el día a día?

La reacción ha sido de gran alegría. En primer lugar las familias y los niños lo han vivido con orgullo. Los padres semanalmente vienen a clase y participan en el aula conmigo. Ellos son parte del día a día del colegio, y el apoyo y alegría ha sido incondicional. El reconocimiento también es para ellos. 

francesc nogales

En el colegio y con los compañeros la noticia fue recibida con entusiasmo. Evidentemente para todos esos compañeros y profes de “culo inquieto” que son más innovadores la vivencia ha sido tan intensa como para mí, ya que somos un equipo innovador y dinámico.

También es justo reconocer que, como sucede en todos los claustros, hay personas que tratan de tapar el sol con el dedo, pero como dijo Goethe “ladran Sancho, señal de que cabalgamos” .

Justo hablando de esto que acabas de comentar… Francesc, hay compañeros docentes que en ciertas redes sociales, como Twitter, critican este tipo de galardones que premian al “mejor docente”. Hemos leído expresiones como “¿Por qué se prestan los docentes a estas campañas de marketing que solo desprestigian a la profesión?” y frases incluso más duras. Ante esto, ¿cómo te sientes y qué les responderías?  

Existen muchos reconocimientos a la labor docente, premios públicos como el Francisco Giner de los Ríos, y otros de empresas privadas. Algunos reconocen experiencias de colegio, y otros iniciativas de docentes, pero todos comparten algo importante: reconocen las buenas prácticas docentes, y las comparten de forma que todos podemos aprender; dan valor al trabajo educativo, por lo que dignifican la profesión; y además son una motivación para los alumnos, que ven reconocido públicamente su esfuerzo. 

A los críticos les propongo que ofrezcan alternativas para dignificar el trabajo educativo, les invito a crear medios para dar a conocer experiencias educativas significativas y replicables, y finalmente les pregunto qué inconveniente ven ellos en reconocer la labor científica, educativa, divulgativa… Al final unos ladran por envidia, otros por ignorancia, y alguno sólo por hacerse notar, señal de que la educación está caminando hacia adelante. 

francesc nogales

¿Qué retos importantes crees que tenemos hoy en día los docentes? 

Tenemos el reto más importante, y que siempre ha estado ahí: ser sembradores del mañana cercano.

La administración tiene otros retos, como la digitalización de la escuela. También se debe consolidar la transformación metodológica logrando una evaluación real por competencias. Y finalmente creo que debemos crear medios para que las familias participen de forma educativa en las aulas, formando a los docentes para que abran las aulas, mejorando la comunicación escuela – familia, y por último con una conciliación familiar educativa real. 

Francesc, ha sido un auténtico placer charlar contigo. Gracias por tu tiempo y tus inspiradoras palabras. Los seguidores de Educando te lo agradecen también y desde este post les invitamos a seguirte por redes.  Francesc cuenta con la página web colegioparafamilias.com donde podéis encontrar un montón de ideas.  

Otros post relacionados:
ENTREVISTA A JORGE PAREDES, DIRECTOR DEL CEIP ROSA SERRANO