En la Educación urge hablar de Sostenibilidad - Soluciones integrales Para Centros Educativos | Educando.es
20452
post-template-default,single,single-post,postid-20452,single-format-standard,theme-bridge,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

En la Educación urge hablar de Sostenibilidad

educacion sostenible

En la Educación urge hablar de Sostenibilidad

Como educadora y madre me preocupa la emergencia climática que estamos viviendo. Creo sinceramente que cada uno, allá donde estamos y haciendo lo que hacemos, debemos llevar un mensaje para despertar la conciencia, para que lleguen a cambiar nuestros hábitos, tan nocivos para la tierra, y como consecuencia, nocivos para nuestra propia vida en este increíble planeta.

Hace años escribí una pequeña historia para mis hijos; mi objetivo era explicarles el problema del calentamiento global y despertar en ellos el gran valor ecológico del respeto a la naturaleza y los animales.

Esta historia, que hoy es una de mis publicaciones, por desgracia se ha hecho realidad. Aquello que era ficción donde un niño esquimal, Ikú, se queda aislado en un trozo de hielo con su mascota Gluby, un zorro ártico, donde lucha por su existencia e intenta superar el mayor desafío de su vida, está hoy representado en Greta Thumberg, esa niña que nos ha dado toda una lección de ecología, moviendo a miles de jóvenes y que, como mi esquimal, consigue llevar un mensaje de concienciación.

Despertar conciencia en nuestros alumnos

Siempre he amado la naturaleza, y ahora, como escritora y profesora, mi propósito de vida se ha enfocado en llevar este mensaje a las aulas.

Si los profesores nos concienciamos de ello, el mensaje llegará a los alumnos. Ellos son los próximos dueños de este mundo, un mundo que se derrumba si no se toman medidas serias y drásticas de sostenibilidad.

El cambio se ha hecho urgente, hasta tal punto que ya se habla de “emergencia climática,” y eso significa que no hay tiempo de hablar, solo nos queda un tiempo limitado para reaccionar y actuar en consecuencia.

A veces recibimos tanta información que no distinguimos lo importante de lo banal, o lo urgente de aquello que podemos postergar.

Los últimos años, en las Cumbres sobre el Clima apenas se daba importancia a los tratados; en las noticias se hacían un ligero eco del tema, para pasar rápidamente a otra noticia.

“Cambia tus hábitos, reduce tus residuos”

Este año algo ha cambiado. Celebramos en noviembre, aunque la palabra celebrar no es la más adecuada, la Semana Europea de la prevención de residuos. Se puso de manifiesto que es momento de ser conscientes, que debemos romper la línea consumista y aceptar un consumo responsable, que opte por la gestión sostenible de los residuos en un marco circular, donde las cosas puedan volverse a utilizar, se puedan arreglar o reciclar. El lema fue: “Cambia tus hábitos, reduce tus residuos.”

El mejor residuo es aquel que no se produce. Las conciencias están cambiando. En Madrid tuvo lugar el I Festival de Reciclaje, un evento sencillo de la mano de la Liga Internacional de Líderes, donde tengo la suerte de ser coordinadora de medio ambiente.

Se dieron cita emprendedores, empresas y personas cuya misión en la vida es hacer posible la sostenibilidad, creando riqueza por medio de su creatividad, dando utilidad a los residuos. Espero que pueda tener lugar, en breve, en otras ciudades. 

Estos días hemos seguido la COP25 con gran interés, para comprobar lo difícil que es el diálogo y buscar un consenso donde todos los países den una respuesta concreta y real para frenar la emisión de los gases de efecto invernadero. 

Demos a nuestros alumnos un futuro sostenible

Toda esta realidad no puede estar alejada de la educación. Es una gran responsabilidad no atender a esta urgencia y dar a nuestros alumnos la posibilidad de tener un futuro sostenible.

A veces, es fácil dejar todo en manos de los gobiernos, las empresas y las grandes organizaciones ecologistas, pero los educadores no podemos mirar hacia otro lado, pasando por alto a los niños y jóvenes, como si el problema no les afectara, o pensando, erróneamente, que ellos no pueden hacer nada.

En mi experiencia personal como escritora he visto claro que unir la formación educativa por medio del fomento de la lectura con temas ecológicos funciona.

El tema trasversal de la sostenibilidad puede tratarse en varias asignaturas como Ciencias, Biología, Historia, Valores, pero en breve, tal vez, debemos plantearnos tener una asignatura dedicada a la Ecología donde aprender desde la más tierna infancia cómo podemos paliar los desastres que estamos produciendo en nuestra casa, la Tierra.

Los niños son receptivos a estos temas; es fácil comprobar cómo disfrutan de la naturaleza y los ratos que les acercan a ella, saliendo de una rutina impuesta del horario escolar y extraescolares que, muchas veces, les asfixia y les produce estrés.

Todos recordamos un día de montaña, o junto al mar, respirando aire puro y disfrutando de la naturaleza y toda su riqueza. No podemos negar que somos parte de ella, que crecemos mejor, más felices si vemos el cielo y sentimos el aire en nuestra cara.

Dicen que caminar entre arboles regula nuestro sistema inmunológico, nuestras defensas aumentan y nuestra felicidad y bienestar también. 

Ya que no tenemos una asignatura para aprender a cuidar este valor insustituible para poder vivir, os invito a conocer mis proyectos educativos para el aula, acompañados de la lectura de libros pensados y escritos para niños y jóvenes, con la intención de despertar en ellos ese amor al cuidado de ellos mismos y todo lo necesario para disfrutar de su realización como personas felices.

Educar para la felicidad, despertando esa grandeza que cada uno de ellos ya posee, es un reto precioso para todos aquellos que nos dedicamos a la educación. Os invito a conocer el libro que está teniendo mucha aceptación en los colegios, porque de una forma sencilla y divertida, despierta el conocimiento, que lleva al cuidado y amor por su tierra, su casa, donde ellos pueden tener iniciativa y su voz es importante.

Rosana Gutiérrez Tapia.

“Salvemos la Tierra. SOS por la tierra con voz de niño”

Es el libro escrito por Rosana Gutiérrez.

Es un canto a la esperanza, para que los niños y jóvenes descubran la importancia de sus acciones respecto al calentamiento global, llevando un mensaje de valor, que puede trascender las aulas y crear una experiencia única ante otros compañeros, en sus casas, en sus barrios, en su ciudad y por qué no, también en sus países, llegando a todo el mundo.


Podéis visitar su web https://cuidatemas.wixsite.com/website y descargar los proyectos educativos para el aula, con un montón de ideas y actividades.


Sus libros están disponibles en Amazon, y además, podéis poneros en contacto con ella para concertar un encuentro con los niños como autora.

Rosana Gutiérrez Tapia, +34 684072492 email: cuidatemas@yahoo.es