La importancia de generar cultura de pensamiento en el aula - Soluciones integrales Para Centros Educativos | Educando.es
19972
post-template-default,single,single-post,postid-19972,single-format-standard,theme-bridge,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

La importancia de generar cultura de pensamiento en el aula

La importancia de generar cultura de pensamiento en el aula

Vivimos tan deprisa que, muchas veces, no tenemos tiempo para pararnos a pensar. Cuando tomamos una decisión, ¿nos detenemos en las posibles opciones, en las consecuencias de cada una o simplemente tomamos esa decisión sin analizar todo aquello que implica o conlleva?

Estoy segura de que la mayoría de personas responderían que no se paran a pensar detenidamente. Este proceso es un simple mapa de pensamiento que deberíamos utilizar para tomar decisiones correctas. Teniendo esto en cuenta, me pregunto por qué no enseñar a los niños desde pequeños a pensar bien.

El propósito de enseñar a pensar es el de preparar a los alumnos para que, en el futuro, puedan resolver problemas con eficacia, tomar decisiones bien meditadas y disfrutar de toda una vida de aprendizaje.

¿Por qué pensamos mal? Porque realizamos un pensamiento superficial, precipitado, poco claro y desorganizado. Esto ocurre en situaciones como tomar decisiones, solucionar problemas, hacer predicciones, comparar y contrastar, argumentar, etc. Ahora bien, ¿cómo podemos solucionarlo? Utilizando destrezas de pensamiento. Es decir, realizando un tipo específico de pensamiento de manera cuidadosa y con destreza.

¿Qué es el pensamiento eficaz?

El pensamiento eficaz se refiere a la aplicación competente y estratégica de destrezas de pensamiento y hábitos de la mente productivos que nos permiten llevar a cabo actos meditados de pensamientos, como tomar decisiones. Es decir, se trata de realizar una “infusión” del pensamiento crítico y creativo en la enseñanza de los contenidos curriculares. Las personas que son capaces de pensar con eficacia emplean esas destrezas y hábitos por iniciativa propia y son capaces de monitorizar su uso cuando les hace falta.

Con el “TBL” (Teaching Based Learnign) el alumno aprende una serie de destrezas de pensamiento que luego usa para explorar el contenido curricular importante con más profundidad que la obtenida a través de la instrucción basada en un aprendizaje únicamente memorístico.

Algunos de los beneficios del aprendizaje basado en el pensamiento para nuestros alumnos son los siguientes:

  • Inician tareas cognitivas que exigen un pensamiento eficaz sobre el contenido que se les está enseñando.
  • Aprenden a planificar y guiar sus propios pensamientos.
  • Desarrollan hábitos de la mente productivos.
  • Aprenden estrategias para lograr ese pensamiento eficaz.
  • Recuerdan y adquieren conocimientos relevantes sobre los contenidos.
  • Se produce una comprensión profunda y un aprendizaje duradero.

El marco de enseñanza del aprendizaje basado en el pensamiento se estructura en tres momentos: la realización del mapa de pensamiento, el pensamiento activo y la metacognición. Su descripción sería la siguiente:

  1. La realización del mapa de pensamiento:

Hacer explícito qué hace que el pensamiento se realice con destreza mediante la elaboración y registro del mapa de pensamiento en colaboración con los estudiantes. Esta explicación solamente se hará con los alumnos la primera vez que se utilice una destreza. El mapa de pensamiento se quedará de manera visual en el aula para que lo puedan emplear cada vez que utilicen de nuevo esta destreza que irá variando según la edad de los alumnos.

 

  1. El pensamiento activo:

Involucrar a los estudiantes en la práctica de este tipo de pensamiento: que piensen con destreza sobre algo importante del currículo. Guiarlos a través del mapa de pensamiento. Se trata de realizar la destreza de pensamiento en el organizador gráfico.

 

  1. La metacognición:

Animar a los alumnos a pensar sobre su forma de pensar (metacognición) ayudándoles y guiándoles a través de las preguntas del mapa de pensamiento. Es recomendable que la escalera de metacognición esté siempre visible en el aula.

Si queremos que nuestros alumnos, cuando sean adultos, sepan darle respuesta a los problemas venideros, debemos enseñarles a pensar de una manera eficaz desde pequeños.

¡Porque todos los alumnos pueden llegar a ser buenos pensadores!

https://view.genial.ly/5b7a9a4179de8f08364548ac/tbl

Carmen García Penalva

Maestra vocacional de Educación Infantil y Primaria, sembrando las semillas del futuro.